jueves, 11 de febrero de 2010

Alta Hospitalaria despues de un Trasplante Hepático

Alta Hospitalaria en un Trasplante Hepático
El día 21 de Octubre, la Dra. Cecilia Yeren Paredes, que todos los días me curaba, llegó temprano, como siempre, yo diría que casi vivía en el servicio,
realizó una prolija curación de la cicatriz, presentó el cuadro al equipo de Trasplantes, evaluó las pruebas de laboratorio- que se mostraban favorables,- y decidieron el Alta.
Me miró, sonrió y decía:… ¡Estas de Alta!... ¡Te vas a Casa!... ¡Eres Libre!
Mi Corazón, clamaba por un Siquiatra, se hallaba en Taquicardia demencial
¡No podía creerlo!, estaba saliendo de Alta, ¿Alta?, ¡Si estás de Alta!
¡Del Trasplante!,… ¿Trasplante?, ¡SI del Trasplante! ¡Increíble!
¡Ya estoy Trasplantado!, ¡Estoy Vivo! Y ¡Estoy saliendo de Alta!,
¡Milagro!, ¿no estaré soñando?, ¿un sueño?, tocaba mi cuerpo, me pellizcaba, revisaba mis apósitos, mis brazos llenos de Venas rotas, las equimosis, mi cuello como si me hubiera mordido una vampira, revisaba el Perfil Hepático, Bilirrubina Directa 0.16, Albúmina 4,45, Tiempo de Protrombina 12 “ …¡NO era ningún Sueño!
¡Es real!-decía-, ¡He sido Trasplantado!... ¡Gracias Dios Mío!..¡Gracias Doctora!
Parecía un Chiquillo con zapatos nuevos, faltaba el globo y la serpentina…
Me bañé temprano, tarareaba “Como no creer en Dios…”
Maruja trajo ropa, Saco y Corbata, bien afeitado, me despedí de los presentes
y en medio de abrazos, buenos deseos, besos de Enfermeras, Técnicos, salí en silla de
Ruedas, aquella mañana fresa aún, en mi maletín llevaba las prendas que había perdido, cargaba ahí los Sueños, los Planes, Las Metas, la alegría, la ilusión…
”Adiós Gato”, “Adiós 7 Vidas”, “Chau Ave Fénix”, “Chau Prometeo” - me decían-,
Sonreía…Yo sólo era un inmerecido Lázaro
Salí por Emergencia, caminando, por donde había ingresado 6 días antes, caminando ¡Que hermoso apreciar el Hospital, los patios, las ambulancias!, ¡el caminar presuroso de Médicos y enfermeras!
¡Que lindo volver a la Vida!, ¡Que grandioso caminar!... ¡Como no creer en Dios…!
Me acerqué a la puerta y le estreché la mano al Vigilante…se sorprendió
¿No me recuerdas?- le dije –
Me miró ¡Señor Pedro!- exclamó emocionado-
Pero ¡Cómo!, ¿ya se va?...se rindió y me despidió con un fraterno abrazo
Y muy a la limeña me dijo ¡Cuídese señor Pedro!,
¡era el mismo vigilante de la noche en que ingresé, para el Trasplante!
Los amigos de Marujita habían ofrecido una Ambulancia de la Solidaridad,
pero preferí salir caminando, por el Jr. Cangallo, estirar mi mano y parar un taxi,
igual que en el Trasplante, sin influencias, sin recomendaciones, como es la filosofía y praxis del Servicio de Trasplantes de Hígado del Almenara.
Abordamos un taxi, rumbo a mi cuarentena
¡Que alegría sentía!, ¡No pensé vivir estos momentos!, es algo indescriptible, miraba las calles, las casas, los coches, la gente, pensé tantas cosas,
sentí deseos incontenibles de llorar y… ¡Lloré!, y me dije ¡Tengo derecho a llorar!, ¡Merezco llorar! Y… ¡Lloré
Marujita lloraba a mi lado, ¡Merecíamos llorar!, también ¡merecíamos reír!..
¡Lloramos y Reímos!, ¡Lo Logramos, lo logramos!-repetíamos-.
Nos Abrazamos, .era nuestro premio, habíamos sufrido tanto y tanto…
total no soy de Acero, ni de Platino, excepto mi Fémur en el muslo izquierdo.
El chofer del taxi, miraba sorprendido
En la puerta de la cuarentena Maruja dirigiéndose a mis padres que ahí esperaban, les dijo ¡Señores aquí está su Hijo sano y salvo!, mi Madre efusivamente estalló en llanto al verme llegar, caminando y decía ¡Dr. Palacios bienvenido!, mi Padre repetía ¡Hijo, Hijo!, no pudimos abrazarnos por la Inmuno supresión…
Sería Inquino, ignorar la valiosa y vital ayuda de Maruja, en todo este tiempo, desde la intuición diagnóstica, su pujanza para que acudamos al INEN, su dolor cuando se iba enterando de los diagnósticos, su apoyo afectivo y emocional en momentos de flaqueza, su entrega y sacrificio en las dietas, su renuncia a su vida misma para entregarse a cuidarme antes, en y después de la Operación, el rol jugado en abrir el camino para llegar al Hospital Almenara, su viaje a México acompañándome, la venta de unas propiedades materiales(Camioneta, Ecógrafo, Joyas) para soportar los onerosos gastos que esta enfermedad engendra, sobre todo en los cuidados alimentarios e higiénicos, su entrega en los momentos de la operación dejando hasta de dormir algunos días y cargando sobre sus hombros toda la responsabilidad afectiva y legal en caso de un desenlace fatal, su heroísmo de estar 15 horas sentada en los exteriores de Sala de Operaciones, viendo entrar y salir médicos y enfermeras, presurosos, nerviosos, esperando con el corazón en la boca que salgan y le digan “Lo siento ha fallecido…”, su inmenso dolor y angustia en las complicaciones post-operatorias, sus cuidados en la larga cuarentena que van mas allá de unos días, mi enorme gratitud y reconocimiento para esta egregia mujer, de quien su marido e hijos debemos sentirnos siempre orgullosos mas allá del tiempo, la distancia y los años, esta mujer será como el CID seguirá ganando batallas aún después de muerta, el ejemplo que deja a la posteridad es una prueba imperecedera de Amor y lealtad, aún a costa de su renuncia y su sacrificio, Dios la premiará.
Luego reingrese al Hospital por unos cuatro días más, porque presenté algunas complicaciones previsibles como Acidosis Metabólica, del tipo de HiperKalemia, Hiponatremia e hipomagnesemia(Potasio, Sodio y Magnesio), Seroma de Herida Operatoria, Fiebre Alta y complicaciones neurológicas como temblores, espasmos, lipotimias, fueron manejadas adecuadamente y salí a casa, sin mayúsculas novedades.
Miraba atrás y veía, regados en la trocha tortuosa del calvario, detritus de pesares, fosfatina de dolor, oasis de lágrimas, rosas ensangrentadas por espículas y espinas, rictus de cansancio en el sufrido rostro de familiares y amigos y el cesto con estas duras pruebas, pesaban y dolían menos, Carlyle me recordaba “el sabio Olvidar…” y después del Trasplante, miraba adelante, con una amplia y merecida sonrisa y veía, una amplia avenida, asfaltada de esperanzas y optimismo, flanqueada por jardines, coloridos, embelesados de aromas y fragancias, con metas y planes Resucitados,
Ya no vivía de recuerdos, ahora me alimentaba de esperanzas
Ya no miraba atrás, repetía el “Sabio recordar….” De Carlyle
Han pasado ya algunos meses y la evolución sigue favorable.
Por lo que se puede afirmar que el TRASPLANTE HEPATICO realizado en Lima Perú, fue un rotundo éxito y gracias al cual he sido devuelto a la Vida…dejo expreso testimonio a través de estas líneas de mi Sincero y eterno agradecimiento a los Médicos del Servicio de Cirugía y Trasplante Hepático del Hospital Nacional “Guillermo Almenara Irigoyen” de ESSALUD, a sus eficientes y capacitadas Enfermeras, a los Médicos de la Unidad de Cuidados Intensivos-UCIN-, de Terapia Ventilatoria, a los médicos inter.consultados, Técnicos y Administrativos que en conjunto forman un Comando de Rescate, que devuelven a la Vida, a Hombres que vivimos en la Cueva del espanto, esperando turno para ser declarados muertos.
Atrás quedó un pasado, que se resistió en medio de lágrimas, a dejar de ser pasado, era justo que viajen rumbo al Olvido, tantos días y tantas noches de dolor y sufrimiento, noticias tras noticias, que cayeron, como un alud de infortunio y desventura, a una familia que sólo aspiraba a vivir feliz,
era ya el momento de llevar al Panteón, el sepulcro con la Fosfatina residual, de momentos dramáticos, era la hora de sepultar, los llantos, la desesperanza,
era el momento de cerrar las puertas del infierno y abrir las ventanas de la Vida,
era la Aurora ganándole a la penumbra, era el Sueño hecho realidad,
era la esperanza resucitada del Coma,
era la voz que gritaba “Levántate y Anda”, era la implosión del escapulario de Drácula, ¡El Hijo del Trueno había vencido a las sombras!... no me considero un “Gato”, ni un “Ave Fénix”, solamente un modesto testimonio de la Gracia de Dios, completamente inmerecido, tanto ayer, sobreviviendo a un violento choque a 100 Km. Por hora, sobreviviendo a dos laparotomías de urgencia con 3 grs. De hemoglobina, venciendo 3 paros cardíacos, Insuficiencia Renal, Bronconeumonía, Sepsis y tantas complicaciones, caminando con una placa de Platino de 35 cms. gruesa y con 12 tornillos sobre los residuos del Fémur…tanto ayer con ese pasado de espanto,, como ahora soportando una injusta infección por Virus de la Hepatitis C, una injusta y terrible Cirrosis Hepática y un aterrador Cáncer,¡ inmerecidos! Pero sobre todo logrando un Órgano, un Donador, en una Sociedad que no está educada para Donar, Logrando ser operado… ¡ un Trasplante!, con todos sus riesgos y complicaciones, y más aún sobreviviendo al mismo, en medio de previsibles complicaciones…
¿Quién, detrás de todo?, ¿Quién?...sino Dios, el DIOS de la Vida y de la Historia, aquí no hay casualidad, azar, ni suerte, …aquí en estas Historias hay un Dios concreto, que nuestra mezquindad, apostasía y ridícula soberbia aunados a un Cerebro limitado y enjaulado en una antiquísima concepción Antropomórfica de la Vida y de la Historia Personal y Social, nos impide aceptar humildemente, estos hechos extraordinarios en su justa dimensión de ¡Milagros cotidianos!
ahora seguirá la Vida, con sus avatares, con sus dificultades,
pero la familia ha recuperado su Paz, ha recobrado su entusiasmo, por la Vida
Ha reverdecido sus esperanza, sus metas, ha oxigenado sus mañanas, sus rocíos,
después de haber recorrido un largo, calcinante e inclemente desierto, pletórico de congojas, calvarios y martirios, donde al final les esperó la Tierra Prometida, en forma de Trasplante, la tierra prometida no era un Oasis, un espejismo, una Ilusión, un sueño sino una Realidad…¡ que nos devolvió a la Vida! Repatriándonos del fondo de las Tinieblas, de esas cavernas ignotas, donde llegan los rayos del Sol, ni el trinar de los ruiseñores
¡Como llegará cualquier día a los amigos ¡que aún esperan en la Lista!
Recuerden a Lope de Vega: ¡Que mas Mata, esperar el bien que tarda, que padecer el Mal que ya se tiene!
R. Burton solía decir que “La Esperanza y la Paciencia son remedios seguros y blandos cojines, sobre los cuales podemos reclinarnos en la adversidad!
¡GRACIAS DIOS MIO!
¡GRACIAS MEDICOS DEL SERVICIO DE CIRUGIA Y TRASPLANTE HEPATICO DEL HOSPITAL NACIONAL GUILLERMO ALMENARA DE LIMA PERU
¡GRACIAS ESSALUD!
¡GRACIAS AMIGOS Y COLEGAS DE LA XVI PROMOCION DE MEDICINA DE LA UNIVERSIDAD NACIONAL DE TRUJILLO!
¡GRACIAS AMIGOS DEL PERU Y DEL MUNDO POR SUS ORACIONES, SUS CORREOS, SUS LLAMADAS, SU SOLIDARIDAD!
¡GRACIAS FAMILIA UDS. SABEN CUANTO LOS QUIERO!
.

Fuente del artículo http://www.articulo.org/1579/miguel_palacios
SOBRE EL AUTOR

SUBSCRÍBASE
A SU FEED
Miguel PalaciosYo nací, en un pueblo lejano, en las faldas de un cerro ¡Hace ya tantos años!,Yo nací de espaldas al Mar y a los desiertos de Piura,aprendí a hablar con la lluvia, Yo crecí en Casas de Adobe, oliendo el sudor y el dolor de los pobres...Soy Médico, especialista en Ginecología y Obstetricia,escribo porque me gusta hacerlo, no me demanda grandes dificultades,son efluvios hechos versos, hechos prosa,No me considero Poeta, ni Escritor,modestamente un escribidor de Historias, soy...
Ver perfil completo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ingrese su dirección de correo electrónico:

Entregado por FeedBurner